Home » Nutrición » ¿SIENTES HAMBRE INSACIABLE?

¿SIENTES HAMBRE INSACIABLE?

El hambre insaciable es aquella en la cual una porción de comida normal no produce satisfacción. Es aquella en la que todo el tiempo estamos pensando en comida y yendo a la cocina a buscar más, aunque hayamos almorzado hace media hora y es la que nos mantiene sentados frente al televisor con un paquete gigante de papitas o crispetas de maíz, masticando todo el tiempo.

¿Se le ha ocurrido ir a la cocina a buscar más brocoli o lechuga o zanahoria en forma compulsiva? Imagino que no. Generalmente las comidas que desencadenan ese deseo compulsivo de seguir comiendo son aquellas comidas que son ricas en azúcares y harinas refinadas.

Normalmente, cuando hemos comido suficiente, las células del tejido graso liberan una hormona llamada leptina. La leptina viaja al cerebro y le dice que ya hemos comido suficiente y no necesitamos más.

¿Entonces, porque seguimos comiendo? Si estamos algo gorditos, pensaríamos que las células grasas tendrían que liberar más leptina y por lo tanto, deberíamos dejar de sentir hambre o ganas de comer.

Lo que ocurre es que las comidas como los dulces y las harinas refinadas, que son muy ricas en glucosa, se absorben muy rápidamente y estimulan al páncreas para que libere insulina para poder manejar toda esa cantidad de glucosa que ha llegado a la sangre en cantidades enormes y en forma súbita. Y la insulina bloquea la acción de la leptina en el cerebro. Aunque nuestras células grasas produzcan cantidades importantes de leptina, la insulina que está circulando en grandes cantidades por el estímulo de la glucosa, no deja que la leptina haga su función de quitarnos el hambre. Esto se llama resistencia a la leptina.

Además, otro efecto que tiene la insulina es que hace que toda la glucosa sea almacenada y mientras esté alta, no deja que usemos la energía que tenemos almacenada en el tejido graso para el metabolismo del cuerpo. Como no podemos usar esa energía, tenemos que seguir comiendo para sostener ese metabolismo.

La única forma de revertir este círculo vicioso es controlando los niveles de insulina en sangre. Si se logra reducir la insulina circulante, desaparece la resistencia a la leptina y empezamos a sentir la sensación de saciedad.

Esto se puede lograr suspendiendo el consumo de dulces, chocolatinas, panes, galletas, pasteles, pastas, gaseosas, etc. Debemos eliminar toda comida que sea procesada ya que en su mayoría, se le ha agregado azúcar o harinas refinadas. Si no se dejan estas comidas, no se logra bajar la insulina y no se logra romper la resistencia a la leptina.

Este es un proceso difícil ya que nos hemos acostumbrado a comer pan o cereales azucarados en el desayuno, pan o galletas en el almuerzo y en la comida, y hacer meriendas con helados, rosquillas o pastelitos. Cuando nos dicen que hay que dejar todo esto, quedamos anonadados. Entonces, ¿qué vamos a comer?

Recordemos que hace 50 años no existían estas comidas y la gente no moría de hambre por no tener que comer. Hay que regresar a los hábitos de nuestros abuelos con respecto a la comida. Se deben sustituir estas comidas refinadas por alimentos de verdad como carnes, pollo, pescado, huevos, frutas y verduras. Incluso se puede comer arroz, papa, yuca o plátano, pero en pequeñas cantidades en cada comida.

El solo hecho de agregar alimentos con fibra, como las verduras o frutas, nos va a hacer sentir más llenos por más tiempo.

Y si sentimos hambre entre las comidas, se pude hacer una pequeña merienda con una fruta y un pedazo de queso, o una cucharada sopera de maní o nueces.

Una de las cosas más importantes es la planificación. Si está trabajando todo el día y llega a casa y no tiene un plan de que va a comer en la noche, lo más probable es que se coma un sándwich o una pizza o algo por el estilo. Por eso es importante tener un menú de antemano y preferiblemente que la comida ya esté preparada para que solo sea calentarla.

Estas son algunas ideas de cómo se puede romper el círculo vicioso de la resistencia a la leptina.

Palabras clave: hambre insaciable, resistencia a la leptina, efectos de la hiperinsulinemia

 

You must be logged in to post a comment.